Cajas Fuertes de Seguridad

Cajas fuertes de seguridad

El mayor catálogo Cajas Fuertes al mejor precio. ¡Te lo aseguramos!

Ten la tranquilidad de guardar tus más preciadas posesiones, y para ello lo mejor es utilizar una caja fuerte. Ten la seguridad de usar una de las diferentes cajas que mejor se adapte a tus necesidades.

La mayor variedad de productos de seguridad que no encontrarás en ninguna otra web. ¡Encuentra lo que buscas!

Cajas Fuertes: Todo lo que deberías saber

Las cajas fuertes son excelentes para resguardar nuestras pertenencias más importantes y aunque en la actualidad su uso no es tan frecuente, siguen siendo una gran opción para proteger aquellos objetos que consideramos de valor.

Pero cuando hablamos de cajas fuertes, hay muchos aspectos que la mayoría de las personas ignora, por lo tanto, en este artículo podrán conocer toda la información que necesitan sobre las cajas fuertes, desde sus tipos hasta la forma de cierre.

¿Qué es una caja fuerte?

Aunque existen distintos tipos de cajas fuertes, todas cumplen una misma función, servir de depósito para los objetos valiosos como dinero, joyas, documentos, datos importantes u otros objetos personales de valor.

Las cajas fuertes se diferencian unas de otras por sus dimensiones y los tipos de cierres que tienen, aunque por lo general se pueden encontrar con forma cuadrada y rectangular, mientras que el espesor o grosor de la misma varía dependiendo de la puerta y el cuerpo de la caja.

¿En qué se basa la seguridad de las cajas?

Lo que hace que las cajas sean tan seguras es su estructura y su sistema de apertura, los cuales están diseñados para evitar que cualquier persona pueda acceder al contenido de la caja.

En este sentido, las cajas fuertes domésticas pueden ser de dos formas: Empotradas y sobrepuestas. La primera se introduce en la pared y por lo general requieren de mayor trabajo para su instalación, aunque son buenas para camuflarse y se pueden cubrir fácilmente con un objeto que las oculte.

Por su parte, las de sobreponer, se anclan a través de tornillos a una base y a los lados de la caja, así que queda totalmente expuesta, pero claramente requiere de mejor esfuerzo para su instalación.

En cuanto al espesor de la puerta, las cajas fuertes domésticas no tienen regulación, así que pueden ser de entre 2 mm y 15 mm reforzadas con acero al manganeso para mayor seguridad.

Tipos de cajas fuertes

Están diseñadas tomando en cuenta los niveles de seguridad, tamaños y forma de instalación, de modo que podemos encontrar una gran variedad. Algunas de las más usadas son:

Cajas fuertes de sobremesa

También llamadas de sobreponer, están diseñadas para quedar expuestas por lo que son bastante resistentes y su estructura es más densa. El tamaño puede variar dependiendo de las necesidades de cada usuario, pero por lo general son bastante grandes para dificultar su movilidad.

Cajas fuertes de empotrar

Su diseño permite que se adhieran a la pared o a cajetines especiales para su instalación. Son fuertes, pesadas y su grado de seguridad es alto, puede ser de apertura manual o por clave.

Cajas fuertes ignífugas

Tienen un nivel de seguridad mayor a las tradicionales porque además de proteger las pertenencias contra robos, evitan que estas se pierdan en caso de incendio. Pueden resistir altas temperaturas y dependiendo de su calidad permanecer algunos minutos de exposición directa al fuego.

Cajas fuertes camufladas

Son ideales si se espera que pasen desapercibidas, pueden colocarse en dormitorios, oficinas y demás espacios. Su diseño va a depender mucho del lugar donde va a colocarse.

Cajas fuertes de suelo

Son una variación de las empotradas pero estas se colocan en el suelo y son cubiertas con baldosas o materiales que puedan ocultarla. Es una de las más recomendadas.

Cajas fuertes de alta seguridad

Como su nombre lo indica, su seguridad es superior al resto ya que están reforzadas en su estructura como en su sistema de apertura para que sean casi imposibles de abrir si no se conoce la clave.

Sistemas de apertura

Hay muchos métodos de apertura para las cajas fuertes y depende mucho del diseño de la misma, pero los más habituales siguen siendo estos:

Apertura con llave

Son las más sencillas y antiguas en el mercado, el sistema no tiene complicación, la puerta se abre mediante una llave y son seguras siempre y cuando la cerradura sea de calidad.

Combinación mecánica

Es bastante antiguo, por lo que en la actualidad casi no se usa. Está elaborado con una base de discos que al alinearse permite accionar la cerradura y abrir la puerta. Abrir una de estas cajas fuertes no es fácil, por lo que son bastante seguras.

Combinación electrónica

Su sistema de apertura es avanzado y se desbloquea mediante un código numérico, el cual puede cambiar y les proporciona mayor control a los usuarios. Es necesario que la cerradura sea de calidad.

Combinación electrónica con retardo y bloqueo horario

Suma más características a la anterior como la apertura con retardo programable y el bloqueo de horario, las cuales permiten establecer un tiempo determinado para que se abra o se cierre la caja.

Combinación electrónica conectada a un Smartphone

Disponen de mayor tecnología que las anteriores y se puede conectar al móvil para poder abrir o cerrar la caja. Es un sistema bastante seguro e innovador; sin embargo no está al alcance de todos debido a su alto costo.

Apertura mediante huella dactilar o reconocimiento facial

No requieren de elementos externos como llaves o códigos, sino que usan al usuario como medio de apertura, bien sea con su huella dactilar o con lectores para la retina y detección facial.

Aunque son bastante efectivas y cómodas en cuanto a sus usos, su precio es bastante elevado y no son comunes para el uso doméstico.

Cómo debe ser una caja fuerte de seguridad

No basta con responder que debe ser segura, porque en su mayoría todas lo son. Por eso es importante considerar los elementos indispensables en toda caja fuerte, como por ejemplo:

Como ves al usar una caja fuerte para negocios u hogares podemos elegir entre una gran variedad; sin embargo, lo más importante es que esta pueda resguardar nuestro objetos más valorados y mantenerlos seguros incluso cuando extraños intentan acceder a ellos.

Los diferentes tipos de cajas fuertes

Las cajas fuertes son herramientas de seguridad que permiten almacenar nuestras pertenencias más valiosas y resguardarlas para que personas ajenas no tengan acceso a ellas.

Pero a la hora de elegir entre una y otra, es importante saber diferenciar los tipos de cajas fuertes, ya que cada una tiene características específicas dependiendo de su modelo.

Existen muchos motivos para comprar una caja fuerte, pero la elección debe estar enfocada en el uso que se le dará a la misma, ya que no es igual tener una caja fuerte empotrable que una para habitaciones.

Tipos de cajas de seguridad: Características y especificaciones

Los modelos de cajas fuertes se diferencian por su tamaño, sistema de seguridad y modo de apertura. A continuación te mostramos los distintos tipos de cajas fuertes que existen:

Cajas fuertes de empotrar

Tal como su nombre lo indica, están diseñadas para empotrarse, bien sea en la pared o en un cajetín especialmente construido para esta función. En este caso, la caja fuerte está cubierta a sus lados con ladrillos o cemento que ayudan a protegerla de los golpes.

Este tipo de caja fuerte es pesada y muy resistente a nivel estructural, por lo que son muy seguras. Su sistema de apertura por lo general es de tipo manual o por código de seguridad.

Cajas fuertes camufladas

Este tipo de cajas se usa especialmente en dormitorios y habitaciones ya que se acoplan perfectamente al espacio para pasar inadvertidas. Su instalación es simple y dependiendo del diseño de la misma puede acoplarse en la pared, suelo u otros espacios.

Es bastante segura y su diseño puede variar mucho en cuanto al tamaño y forma, mientras que el sistema de apertura usualmente es de tipo manual o con clave de seguridad.

Cajas fuertes de sobremesa

Es una de las cajas fuertes que más variaciones poseen, al estar diseñada para quedar expuesta a la vista es muy resistente y suele tener un recubrimiento extra para evitar que se deteriore fácilmente.

Su tamaño va a depender de los gustos del usuario, las hay pequeñas y muy grande, pero todas tienen en común una cosa: El peso.

Como se pueden localizar sin mucho esfuerzo, una forma de mantenerlas seguras es con un peso considerable que hace que sea complicado moverla de un lugar a otro. De igual manera, el sistema de apertura es bastante seguro, así que es una excelente opción para negocios y oficinas.

Cajas fuertes decorativas

Combinan la seguridad con el atractivo visual y son capaces de pasar desapercibidas por este motivo. Al igual que las cajas fuertes camufladas, estas tienen la intención de integrarse de manera natural al entorno donde se encuentran para que no sean visibles para los ladrones y por lo tanto no puedan atacarlas.

Hay distintos modelos y formas, por lo que la elección va a depender de los gustos del usuario.

Cajas fuertes de suelo

Son muy similares a las cajas fuertes empotradas, con la diferencia que están instaladas en el suelo y no en las paredes, además están cubiertas por baldosas, alfombras y otros elementos para no ser vistas, así que es una combinación entre las cajas de camuflaje y empotradas.

Son bastante seguras y prácticas por lo que es una de las más usadas sobre todo en los negocios.

Cajas fuertes de alta seguridad

Si bien todas las cajas fuertes tienen un alto nivel de seguridad, esta caja está pensada para un nivel superior, por lo que es frecuente en bancos y lugares de resguardo de pertenencias muy valiosas.

A diferencia de las anteriores, tienen un recubrimiento mucho más denso por lo que es mucho más complicado que se deteriore, además, su sistema de apertura hace que sea una de las mejores opciones, ya que combina uno o más métodos de acceso, bien sea con código, sistema manual o incluso huella dactilar.

Aunque son una excelente alternativa para negocios, su precio es bastante elevado por lo que no es usada con mucha frecuencia.

Cajas fuertes ignífugas

Las cajas fuertes ignífugas son perfectas para proteger las pertenencias no sólo de los ladrones, sino también del fuego. Su característica principal es que pueden resistir el contacto con el fuego y mantener los objetos dentro del interior en perfecto estado.

Dependiendo del modelo puede resistir más o menos calor; sin embargo todas cuentan con un sistema interno que hace que sus paredes se mantengan frescas para que los objetos no se dañen, así que en caso de incendio las cajas ignífugas son las mejores aliadas.

Es importante tener en cuenta que pese a que este tipo de cajas pueden mantener protegido el contenido por determinado tiempo, no todos los materiales pueden resistir las altas temperaturas, así que lo más aconsejable es guardar elementos que puedan resistir el calor.

En el mercado es posible encontrar cajas fuertes ignífugas que soportan hasta 60 minutos de contacto con el fuego, pero su poder no ilimitado, por lo tanto ten en cuenta que si es para guardar documentos su resistencia debe ser mayor a 170°C, mientras que si es para equipos electrónicos debes ser mayor a 50°C.

Cajas fuertes para hoteles

En este caso su diseño es bastante variado, pero por lo general son de sobreponer y se instalan en el armario de cada habitación. Ofrecen un nivel de seguridad alto y aunque son bastante simples de usar, acceder a ellas sin el código o llave es complicado.

Normalmente funcionan con código de seguridad, aunque también existen de

otros tipos, pero a diferencia de las otras, en este caso el código se puede cambiar luego de cada uso, haciendo que sea ideal para hoteles debido a la cantidad de huéspedes que reciben.

Su tamaño no es muy grande así que está pensada para joyas y bienes no muy grandes como el pasaporte, las llaves y demás documentos personales.

Ahora bien, ya que conoces los tipos de cajas de seguridad que existen podrás escoger la que mejor te convenga. Recuerda tomar en cuenta el uso que le darás y el espacio que tienes disponible.